ASOCIACIÓN AMIGOS DE LA LAGUNA DE LA JANDA
ASOCIACIÓN AMIGOS DE LA LAGUNA DE LA JANDA

La Laguna de la Janda

La Laguna de la Janda fue durante muchos años el humedal interior más extenso de España y uno de los de mayor importancia ecológicamente de Europa. Su gran biodiversidad se debía a la densa cobertura vegetal existente en esta zona húmeda de aguas estacionales dulces y de escasa profundidad y a su estratégica situación en el extremo sur de Europa, muy próxima al continente africano, que la convertían en un área de descanso y paso obligado para las millones de aves que anualmente migran a través del Estrecho de Gibraltar.

 

Con sus más de  4.000 Has. de superficie  la laguna de la Janda se unía en los momentos de máxima inundación a otras cercanas de menores dimensiones sumando en total más de 7.000 Has. constituyéndose así como uno de los humedales más relevantes de Europa.

 

Su desecación con fines agrícolas a mediados del siglo XX, al igual que ocurrió con otros muchos humedales españoles, representó sin duda uno de los mayores desastres ecológicos acaecidos en nuestro continente.

 

Pese a que su medio natural ha sufrido y sigue sufriendo intensas transformaciones desde su desecación, el área de la Janda sigue teniendo una muy especial relevancia para las aves albergando importantes poblaciones de especies de aves amenazadas tanto residentes como migratorias que encuentran refugio y alimento en los escasos retazos del humedal que aún persisten y en los sistemas agrícolas y forestales que los circundan. Así, y tan solo a modo de ejemplo, diremos que invernan aquí cada año alrededor de 2000 grullas, nidifica el águila imperial ibérica, descansan en sus migraciones centenares de cigüeñas negras y miles de cigüeñas blancas y rapaces y que sus arrozales y canales son lugar de reproducción de millares de anátidas, garzas y otras aves acuáticas.

 

Sin embargo pese a estos enormes valores ecológicos la depresión de la Janda y sus humedales no han sido declarados espacio natural protegido por las administraciones competentes, ni se han planteado por parte de las mismas proyectos serios de recuperación de estos valiosos ecosistemas.

 

GEOLOGIA E HIDROLOGIA

 

Un conjunto de lagunas en una depresión tectónica

 

El complejo lagunar de la Janda se situaba sobre una depresión de origen tectónico a la que vertían originariamente sus aguas los ríos Barbate, Almodovar, Celemin y otros de menor importancia.

 

Cuando el año era excepcionalmente lluvioso estos ríos se desbordaban y, dada la limitada capacidad de drenaje de la depresión y su fondo margoarcilloso, gran parte de la depresión tectónica se inundaba formando un único humedal de más de 50 Km2 de extensión de somera profundidad y mayoritariamente de carácter temporal, aunque en su zona más profunda, el Charco de los Ánsares,  llegaba a mantener agua todo el año y superaba los cinco metros de profundidad.

 

A medida que avanzaba la época seca el gran humedal se iba disgregando en un rosario de lagunas de las cuales la mayor, con aproximadamente 4.000 Has., era la Janda y en su periferia quedaban otras de menor entidad conocidas con los nombres de Rehuelga, Espartinas, Cabrahigos, Alcalá, Jandilla, El Torero, Tapatanilla y Tapatana-La Haba.

 

LA DESECACIÓN

Una larga historia de fracasos y costosas obras

 

Pese a sus reconocidos valores ecológicos y culturales, la irracional fiebre desecatoria del desarrollismo español también alcanzó a la Janda y tras sucesivos intentos frustrados, que habían comenzado ya en el siglo XIX,  en la década de los sesenta del siglo XX se consiguió desecar la totalidad de la laguna para poner sus fértiles suelos en cultivo.

 

Tras procederse a su deslinde, al tratarse de humedales de Dominio Público, en noviembre de 1946 mediante Decreto del Jefe del Estado éstos se otorgaron en concesión por 99 años a la empresa Colonias Agícolas S.A. para que a su coste emprendiese las obras de drenaje y los aprovechara como terrenos agrícolas. Dicha concesión fue transferida posteriormente mediante una Orden Ministerial de 1957 a la empresa Lagunas del Barbate S.A., pero mediante el Decreto 2592, de 2 de Julio de 1964, del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo se procedió al rescate por el Estado de la concesión por lo que en la actualidad dichos terrenos siguen siendo de dominio público y no están otorgados en régimen de concesión.

 

Aunque la empresa concesionaria realizó algunas obras de canalización y desagüe la desecación completa de la laguna no se consiguió hasta 1967 una vez que, en gran parte con financiación del estado, se construyeron presas en los ríos Almodóvar, Celemín y Barbate.

 

Pese a ello y posteriores obras de ampliación de su túnel subterráneo de drenaje hacia las marismas del Río Barbate el humedal se sigue resistiendo a desaparecer y algunos años, tras episodios de intensas precipitaciones, vuelve a inundarse durante algunos días dejando entrever algo de su vieja gloria y poniendo en evidencia la viabilidad de su regeneración, al menos parcial, si es que existiese voluntad para ello.

 

VALORES ECOLOGICOS

Un paraiso para las aves que carece de protección legal

 

Las aguas dulces estacionales de escasa profundidad y densa cobertura vegetal de los humedales de la Janda en unión con las muy cercanas marismas mareales del Río Barbate constituían en su conjunto una zona húmeda con ambientes muy diversos y cuyo interés ecológico se veía acrecentado por su estratégica situación, al sur de la provincia de Cádiz, en el extremo meridional de Europa y muy próxima al continente africano, convirtiéndose así en lugar obligado de paso y descanso de los cientos de miles de aves que cada año realizan sus vuelos migratorios a través del Estrecho de Gibraltar.

 

Además de las aves migratorias en aquella lejana y mítica Janda y en los terrenos que la circundaban residían y se reproducían especies de aves hoy día desaparecidas o muy escasas como reproductores en la península ibérica como la grulla común, la focha moruna, el avetoro, el morito, el águila imperial ibérica, la lechuza mora o el torillo andaluz.

 

De la importancia que para las aves tenía este humedal han quedado recogidos numerosos testimonios a lo largo de la historia. Los más antiguos son los de las pinturas rupestres paleolíticas halladas en numerosos abrigos y cuevas naturales de las sierras que rodean la Janda en las que son reconocibles representaciones de grullas, flamencos, avutardas, ánsares, cisnes y avocetas además de multitud de otros animales y figuras humanas. Durante los siglos XVIII, XIX y principios del XX numerosos escritores y viajeros como Ponz, Agustín de Orozco, Irby, Verner o Chapman y Buck plasmaron en sus escritos el interés ornitológico de estas lagunas.

 

Hoy en día la zona sigue teniendo una gran querencia para las aves sirviendo sus arrozales y canales de lugar de cría, invernada, alimentación y descanso en sus viajes migratorios para miles de aves acuáticas, mientras que las campiñas y sierras que los rodean son el hábitat ideal para numerosas aves rapaces y esteparias.

 

La importancia ornitológica de este área es ampliamente reconocida y así lo avala el hecho de que BirLife International haya incluido a la Janda en su lista de áreas importantes para las aves (IBA´s) en España (Área nº 257). Pese a este reconocimiento internacional y las amenazas que hacen peligrar su futuro los humedales de la Janda carecen hoy día de protección legal.

 

 

PATRIMONIO HISTÓRICO Y CULTURAL

El legado de la Janda

 

La situación geoestratégica de la laguna, entre Europa y África le hace ser un punto de encuentro y relevancia no sólo para las aves migratorias, sino también para los hombres que históricamente han transitado entre los dos continentes. Los abundantes estudios existentes demuestran un poblamiento humano  desde el Paleolítico Medio en sus proximidades gracias a la abundante presencia de agua dulce y a la posibilidad de caza de los numerosos animales que se acercaban a la laguna para abrevar. 

 

La importancia de este enclave fue puesta de manifiesto por el hombre prehistórico  a través de sus pinturas plasmadas en numerosos abrigos y cuevas naturales de las sierras que rodean la Janda, siendo el más famoso El Tajo de las Figuras ubicado en las cercanías del embalse del Celemín, en el cual son reconocibles representaciones de lobos, cabras monteses, cisnes, grullas, flamencos, patos, avutardas, ánsares, avocetas y multitud de otros animales y figuras humanas.

 

Existen en toda la zona manifestaciones prehistóricas realizadas en un periodo que duró casi 20.000 años y además de las pinturas rupestres son frecuentes monumentos megalíticos entre los que sobresalen los menhires, dólmenes y otras estructuras funerarias.

 

La batalla de la Janda es el nombre con el que se conoce una batalla que, según la historioografía tradicionalmente admitida, basada en crónicas árabes de los siglos X y XI, tuvo lugar en la península ibérica entre el 19 y el 26 de julio del 711 cerca del río Guadalete y cuyas consecuencias fueron decisivas para el futuro de la península. En ella el rey godo Rodrigo fue derrotado y probablemente perdió la vida a manos de las fuerzas del Califato Omeya comandadas por Táriq ibn Ziyad. La derrota fue tan completa que supuso el final del estado visigodo en la península ibérica.

 

En lo que respecta al patrimonio etnográfico cabe resaltar el tradicional aprovechamiento que hasta la desecación del humedal se vino haciendo de su tupida vegetación, en algunos parajes casi impenetrable y constituida principalmente por bayuncos, aneas y paja castañuela, que al principio de primavera empezaba a sobresalir por la superficie del agua. En julio y agosto empezaba la siega utilizando la anea (Thypha angustifolia) en la fabricación de asientos para sillas, capachos y otras industrias similares,la paja castañuela (Cyperus rotundus) para hacer chozos y tejados de cortijos y el bayunco (Scirpus lacustris) para embalaje de las botellas de vino del marco de Jerez.

 

La primera escuela de Benalup-Casas Viejas fue construida en los años 30 del pasado siglo con paja castañuela segada de la laguna de Jandilla al estilo tradicional de los chozos que por entonces servían de vivienda a muchos de los habitantes del entorno.

 

 

LA RESTAURACIÓN PENDIENTE

 

libro-janda-duenas.jpg

Tesis Doctoral

Bases Ecológicas para la Restauración de los humedales de La Janda

(Cádiz, España)

 

Autor: Manuel Ángel Dueñas López

Director: José Manuel Recio Espejo

Centro: Área de Ecología. Facultad de Ciencias. Universidad de Córd              Fecha de lectura: Octubre de 1999

 

                                    RESUMEN

 

La restauración de antiguos ecosistemas supone un importante reto para investigadores e instituciones relacionadas con la conservación de la Naturaleza. Uno de los problemas iniciales para acometer estas tareas es el desconocimiento de los factores físicos que controlaban el funcionamiento de estos antes de su perturbación. Se hace necesario abordar una investigación previa que contemple la búsqueda de una información básica acerca del funcionamiento y estructura de los mismos. En el caso de los humedales, los sedimentos, sus registros cronológicos, suelos, condicionantes geomorfológicos y los documentos cartográficos, son los instrumentos que se disponen para ello.

 

El objetivo principal de este trabajo de investigación ha sido la posible recuperación de los humedales de La Janda, aportándose unas primeras bases ecológicas para orientar los futuros planes de recuperación que se pretenden emprender en el futuro. Estas son entendidas como la identificación y estudio de aquellos elementos y procesos originales más importantes que permitan recuperar la funcionalidad de estos antiguos ecosistemas. 

 

La laguna de La Janda constituyó uno de los humedales más importantes y extensos de la Península Ibérica, no sólo por sus propias características intrínsecas sino por las relaciones que mantenía con los humedales existentes en Europa y sur de la Península (P.N. Doñana) para la migración prenupcial y postnupcuial de la mayoría de las aves del Paleártico. Se localiza dentro de la cuenca del río Barbate en una depresión tectónica próxima a la costa, en la fachada atlántica peninsular del sur de la provincia de Cádiz. La Janda fue desecada casi definitivamente a finales de los años 60 corriendo la misma suerte que otros grandes humedales de la península como laguna de Antela en Orense o La Nava en Palencia desecadas a mitad de este siglo esta última recuperada parcialmente en la actualidad. 

 

A pesar de las obras de infraestructura llevadas a cabo para su desecación, las fuertes precipitaciones que suelen acontecer en la zona originan grandes inundaciones, formándose una extensa lámina de agua que viene a coincidir y perfilar los antiguos humedales que constituían La Janda. Esta situación albergó la posibilidad de su recuperación parcial ya que las obras de desecación transformaron intensamente muchas de las zonas primitivamente existentes, consiguiéndose al mismo tiempo la coexistencia de las actividades agrícolas. 

 

Uno de los aspectos más interesantes relacionados con la investigación realizada ha sido la información obtenida de los diferentes proyectos, planes y fases de desecación redactados, aportando datos como la cuantificación y localización de la vegetación acuática  compuesta principalmente por Scirpus maritimus y Scirpus lacustris. 

 

Las cartografías realizadas para su desecación, junto con las fotografías aéreas correspondientes a los años 1956 y 1992, han permitido evaluar los cambios de usos y las transformaciones ocurridas, así como determinar las características de los diferentes humedales. 

 

De esta manera hacemos destacar que la génesis de los humedales de La Janda se encontraba relacionada con la dinámica y funcionamiento de los ríos Barbate y Almodóvar, quienes generaban típicos humedales de llanuras de inundación caracterizados por una entrada de energía y materia de forma pulsátil. Esta gran zona palustre estaba constituida por un mosaico de zonas húmedas; la laguna de Rehuelga, está asociada a un paleotrazado del río Barbate; el dique natural o leveé de este curso fluvial y las entradas de agua provenientes de arroyos y manantiales externos al sistema serían los responsables de la formación de la laguna de Espartinas.

 

Las lagunas de Jandilla y El Torero presentaban al parecer una génesis simple ligada al funcionamiento de esta llanura de inundación; la laguna de Tapatanilla estaría en relación con el río Almodóvar, principal aporte que recibía la laguna de Janda. Su génesis estaría ligada a procesos disolutivos sobre yesos infrayacentes, que explicarían al mismo tiempo la naturaleza salobre y carácter casi permanente de la misma (Charco de los Ánsares), una importante zona palustre con unas 3.700 hectáreas. 

 

Se han propuesto para ello una serie de acciones y modificaciones con el objeto de restablecer las condiciones primigenias: supresión y desvío de canales y acequias, eliminación de cortas y canalizaciones de cursos fluviales, recuperación de antiguos trazados, restauración de diques o albardones, preservación de antiguos fondos lagunares, etc.. En otras áreas como las lagunas de Alcalá, La Haba y Cantarrana, meras tareas de conservación serían suficientes para garantizar su buen funcionamiento limnológico. En definitiva el trabajo ha pretendido contribuir al conocimiento de nuestros humedales peninsulares, y en particular a los tan deteriorados y escasos humedales sobre llanuras aluviales, haciendo posible con ello la recuperación de parte de nuestro Patrimonio Natural perdido.

 

Recomendar esta página en:

Our web in English Our web in English


 

Plano Topográfico de La Janda. Juan de Lobo. Año 1821
La Janda en el Mapa de Francisco Coello. Año 1868
La Janda en el Mapa Topográfico Nacional de 1955
La Janda inundadaciones de 2016
Canal de drenaje desbordado
Plano de desecación de Mariano del Río de 1821.
Protesta por la desecación
Deslinde del DPH de la Janda
La Janda inundada 12/2016

Bando de grullas en la Janda
Folleto las Grullas y La Janda
Toros en los pastizales de la Janda
Unio gibbus, especie amenazada
Mantis enana

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

Pinturas del Tajo de las Figuras
Pinturas rupestres
Dolmen de Facinas
Dolmen (Retin) y Menhir (Facinas)
La Batalla de la Janda
Plano de la Batalla de la Janda
Chozas Jandeñas de catañuela
Cazando en la laguna
Paisanos de Tapatanilla en 1907

 

 

 

 

 

 

 

 

Visitas a esta página

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© ASOCIACIÓN AMIGOS DE LA LAGUNA DE LA JANDA